TRES OBRAS MAESTRAS (al menos para mí)

0

Hoy toca RECOMENDACIONES CULTURERAS para el verano.

Olvidemos, con la canicule, que dicen los franceses, y a la espera que el tranvía fantasma deje de asustarnos por la calle Real de La Isla (eso dice Juanma campeón que no será hasta septiembre), las obligaciones laborales (quien las tenga) y disfrutemos del ocio. Tener tiempo libre no significa desperdiciarlo en ver la horrenda televisión tradicional ni tener que arruinarnos yendo a conciertos de las estrellas del pop o del reguetón.

Desde mi humilde nivel culturero, os recomiendo lo que, al menos para mí, son tres obras que os van a hacer disfrutar por poco dinero.

La primera, una novela Lo demás es aire, que es la cuarta, la primera en una editorial grande, Seix Barral, del grupo Planeta, de JUAN GÓMEZ BÁRCENA, un autor muy joven, nacido en 1984. La compré por intuición. No había leído la crítica. Me llamó la atención que a la izquierda de algunos renglones estaban escritos números de los años. Cuando empecé a leerla descubrí que el autor lo utilizaba para diferenciar hechos que en la escritura eran simultáneos pero que se alejaban temporalmente en la realidad.

La novela cuenta la historia de un pequeño pueblo de Cantabria, Toñanes, a través de muy diversos personajes, todos reales, aunque novelados por el autor, que ha realizado una laboriosa investigación histórica. Es lo que se llama una novela coral, pero en la que se mantiene el hilo narrativo, algo que es difícil de encontrar en muchos escritores actuales, que con la moda de la autoficción se olvidan de que están escribiendo narrativa, algo esencial para mantenerte fiel en la lectura.

Cuando ya casi terminaba de leerla, un amigo, mi asesor literario, Paco Barroso, me dice que ha escuchado críticas muy buenas de la novela y además rebusco en Babelia (https://elpais.com/babelia/2022-05-07/lo-demas-es-aire-cronica-de-un-lugar-llamado-tiempo.html) y encuentro también un precioso reportaje televisivo (https://www.rtve.es/play/videos/pagina-dos/juan-gomez-barcena/6590243/).

Enhorabuena al niño de los dinosaurios, amigo, amante en la ficción, de Marta Jiménez Serrano (Los nombres propios, Sexto Piso, 2021). Hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto leyendo una novela.

La segunda recomendación es una exposición PEREZ SIQUER, el gran fotógrafo almeriense, fundador del grupo AFAL, del que había visto una exposición en el Reina Sofía. Uno de mis vicios cultureros  madrileños es la visita a las salas de exposición de MAPRE en el Paseo de Recoletos. No me suelo perder las fotográficas. En ellas he descubierto excelentes artistas, últimamente acompañado por las agudas e independientes valoraciones de mi amigo Carlos Negrete. La última, el pasado junio (https://www.fundacionmapfre.org/arte-y-cultura/exposiciones/sala-recoletos/carlos-perez-siquier/) nos supuso un disfrute no por esperado, menos gozoso. Si pasáis por Madrid antes de que termine agosto, sería imprescindible que la visitarais.

Como pasa con la novela sobre Toñanes, aunque en un periodo acotado entre 1958 y 2017, en esta exposición re-vivimos la historia de un país. Las fotos en blanco y negro de espacios y personajes del tercermundista barrio almeriense de LA CHANCA nos recuerdan la miseria y la pobreza de los años 50 en cualquier barrio de chabolas de los que había en el centro de nuestros pueblos y ciudades. Detrás de mi casa, en Ceuta, el patio Gorgoño. En Barbate, el Zapal.  Las caras de la penuria, sobre todo la de los niños, no están reñidas con la alegría. La gente en la calle o con las puertas abiertas, compartiendo sus vidas y sus muertes. Los niños jugando y las niñas bailando. Los tonos blancos y grises dan paso en la segunda sala a LA CHANCA EN COLOR. Aquí las pinturas de las casas se convierten en formas de colores extraños que absorben la luz almeriense como los grandes creadores del pop de mediados de los 60. Pero siguen cantando, bailando y muriendo sus habitantes, aunque ahora sean actores secundarios de un nuevo realismo. A continuación, el autor transforma el exterior de las casas en cuadros abstractos (INFORMALISMOS). Antes de que se tiraran, Pérez Siquer rasca en sus fachadas, que han sufrido muchos cambios de pintura. Cada inquilino las ha pintado de un color. El resultado es una original y creativa sala de cuadros que crea en el espectador la necesidad de interpretar formas y colores como si estuviera en un museo de arte contemporáneo.

La exposición se transforma después en la España del desarrollo turístico. En LA PLAYA, fotos de mujeres, y algún hombre, poco a nada estilizadas. Cuando no existían dietas milagrosas y se llevaba eso de ir a la playa, arreglada pero informal. Hay imágenes insólitas que rompen la imagen de la España feliz, que ha dejado atrás el hambre, pero se ha llenado de grasas y potingues, y que no puede ocultar sus atavismos.

Las siguientes salas, una dedicada a trampantojos y las dos últimas tratan de abstraer la realidad. El autor nos provoca una reflexión sobre objetos y paisajes reales desde una postmodernidad que, en algunos momentos nos devuelve al pasado de LA CHANCA, como en el bucle de una realidad pasada que nos viene.

Si no podéis ir a ver la exposición, buscad el catálogo, merece la pena.

Mi tercera recomendación está más dirigida a mis paisanos caballas o quizás a los que ya nos quedan poco o nada para entrar en los setenta. Aunque la poesía de calidad puede emocionar a cualquiera. Eran los años 70 en Ceuta, un estudiante de magisterio triunfa en el Festival de la Canción “Perla del Mediterráneo”. CARLOS BERNAL LÓPEZ (https://www.avanteditorial.com/carlos-bernal/) era, y sigue siendo, un poeta y, en aquella época, un cantautor. Tuve la suerte, y él suplicio, de tenerme como maestro tutor de prácticas en mi segundo año de maestro, en las Escuelas Anejas a Magisterio de Ceuta. Pensad en los que yo pude enseñarle, un novel novato en el año 73. Entre los dos aprendíamos mutuamente con los alumnos de 2º de EGB.

Años más tarde Carlos grabó un CD que me regaló. Luego nos re-conocimos por Facebook y hace poco, después de algún breve reencuentro casual, nos vimos en La Isla, en la presentación del último libro de Miguel Ángel López Moreno, nuestro admirado historiador de la ciudad donde vivimos y excelente articulista caballa (yo de mayor quiero ser como él), al que dedica un maravilloso poema Pongamos que hablo de.

Leer el poemario de Carlos es viajar a nuestro pasado, que sigue siendo presente. Las calles donde paseábamos. El mar y las noches de guateques, las playas en las que la adolescencia se bañaba. Los bares en los que bebíamos nuestras primeras cervezas. Para Carlos el Noray en las Puertas del Campo, para mí el Sin Nombre, frente a la sacristía de la Iglesia de África.

Algunos de los poemas son las letras de sus canciones, que, ahora que ya disfruta de la jubilación, esperamos volver a escuchar con su voz y su guitarra.

La Isla, a 26 de julio de 2022

Rafael Ángel Jiménez Gámez

Si has llegado hasta aquí, considera realizar un donativo para este proyecto DeLaIsla.ES ¡Nos ayudará a mantener la actividad y a crecer en contenidos! Pulsa sobre la siguiente imagen:
 





¡Comparte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ver más

  • Responsable: DeLaIsla.ES.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.