De encuentros y la vuelta a esta columna

De cada cual según sus capacidades… Llevo desde el puente de diciembre con el ritmo cambiado, poniendo empeño en retomarlo. Hoy sigo peleándome con el día a día, con las novedades que deshacen el horario previsto. Voy aceptando, aunque me cueste, que la pelea con el tiempo va a durar toda mi vida. El tiempo, qué obsesión: la de perderlo, la de apurarlo, la de llegar tarde porque estaba haciendo no sé qué. Siempre el tiempo por delante, nunca la gente a la que respeto y con la que disfruto,…

De jamones y solidaridad

Cómo ha cambiado la solidaridad. Me acuerdo de los días de cuando era universitario. De cuántas tardes y noches había que pasar los nervios y los sudores para apoyar que no cerraran una biblioteca, para que siguieran abiertos locales alternativos, para que un barrio obrero de Graná apagara los fuegos que un alcalde irresponsable de derechas avivaba, para pacificar enfrentamientos ficticios con otros barrios, para que todo el mundo reivindicara lo de cada barrio y también lo de los demás. Cómo ha cambiado la solidaridad. Seis años han pasado de…

De la dignidad y la memoria (parte II)

Pepe, vuelvo a escribirte. No tenía en mente echar a volar esta carta pero las noticias llegan cuando uno menos se lo espera. Para que me llamaran la atención tu relato de Payarés y tus lirios silvestres, nuestro camarada Antonio me convenció de que leyera tu Trigo Tronzado, de que sintiera la rabia que se siente cuando sólo se puede comer una poleá al día. Pepe, vuelvo a escribirte. 83 años han pasado desde que los fascistas fusilaron a Cayetano Roldán. 27 años desde que lo denunciaste en Trigo Tronzado.…

De los mausoleos y la voluntad de la juventud a la participación

La juventud quiere participar. Esta semana he tenido la oportunidad de relacionar la exhumación del dictador Franco con La Isla creando contenido para un público joven en redes sociales. La organización juvenil La Levantera, de la que formo parte, ha confiado en mí para desarrollarlo. La relación directa entre el bando golpista y la función militar de San Fernando ha ayudado mucho. Un caballo y su vergonzante jinete apuntan a ello día tras día.