Consejos para disfrutar y afrontar la entrada de su hijo/a en el mundo escolar

Es frecuente encontrar a madres y padres nerviosos (sobre todo los primerizos) y rodeados de incertidumbres ante el inevitable momento en el que su hijo o hija debe incorporarse al mundo escolar y abandonar las mañanas en casa para ir al colegio.

Obviamente, los que vivimos esta experiencia desde dentro del aula tenemos una visión diferente y tranquilizadora, ya que somos los encargados de que esa experiencia sea lo más enriquecedora posible para los menores y hemos decidido entregar nuestra vida profesional a la apasionante labor de formarlos y poner nuestro empeño en que sean personas autónomas, libres y, sobre todo, felices.

Pero esta labor es imposible de conseguir si no recorremos el camino dados de la mano. Familias y docentes, cada uno en sus competencias, debemos caminar en la misma dirección, ya que, si hay algo claro en todo esto, es que las actuaciones por ambas partes tienen como finalidad conseguirles lo mejor.

Por este motivo les presento una serie de consejos para que el proceso enseñanza-aprendizaje de su hijo o hija en el colegio, y su vertiente en el ámbito familiar, sea lo más satisfactorio y apasionante posible.




1. Su hijo va a entrar en un mundo lleno de colores, historias, relaciones y vida. Es fundamental que entienda así este viaje. No es una obligación que tendrá durante 5 horas diarias, sino una oportunidad para rodearse de amigos y amigas, de descubrir mundos y experiencias, de aprender a la vez que se divierte. En definitiva, haga que su hijo/a llegue al colegio con una sonrisa y ansioso por descubrir cosas nuevas cada día. Y por supuesto, usted disfrute de ese viaje acompañándolo.

2. Entienda que el colegio está para formar, no para educar. Las normas básicas de educación y convivencia tienen que aprenderse en el seno familiar. Respetar a sus maestros/as y a sus compañeros/as de clase, dar los buenos días, ser agradecido o pedir las cosas por favor, se dan por supuestas cuando llegan al colegio. Sólo así podremos los docentes aprovechar el tiempo al máximo y hacer que este proceso sea lo más completo posible.

3. No se deje llevar por la subjetividad y la lógica imparcialidad a la hora de valorar las actuaciones de los docentes que puedan no comprender o compartir. Los maestros no siempre acertamos (somos humanos) pero tenga por seguro que siempre se buscará lo mejor para el alumnado. Es frecuente el error de llamar “manía” al rigor profesional con el que debemos atender algunos casos en pro de su mejora. Sea comprensivo/a.

4. Padres y madres son los espejos en los que hijos e hijas se reflejan. Lea en casa para que se interesen por la lectura. Dedique tiempo a compartir la ilusión de lo que aprenden en el colegio. No busque el camino más cómodo, sino el más enriquecedor, ya que la formación de su hijo/a es sacrificada para los adultos. El día de mañana lo agradecerá.

5. No delegue en el maestro funciones que son del ámbito familiar, al igual que un maestro no le pedirá que enseñe a su hijo/a a sumar, a tocar la flauta o las reglas de acentuación.

6. Es habitual que sus hijos/as tengan diferencias con sus compañeros/as, ya que las relaciones entre las personas son complicadas y en el colegio pasan muchas horas juntas. No vea estas diferencias con actitud e intencionalidad de adulto. La inocencia de los menores facilita la resolución de conflictos y en el colegio se pondrán todos los medios necesarios para que se solucionen los problemas. Hablar mal a un menor sobre su compañero/a sólo empeorará las relaciones y pondrá trabas a la convivencia feliz que pretendemos haya en las aulas.

7. Es posible que su hijo/a, en determinados momentos, no obtenga los resultados que usted espera. Acuda al colegio, hable con el maestro/a y encuentren la mejor solución. Se dará cuenta de que es más efectiva la comprensión que los castigos.

8. Entienda que ser maestro/a es una profesión (aunque sea vocacional) y respete los días y horarios destinados a tratar los asuntos escolares. Si se encuentra al maestro/a por la calle, háblele de cualquier tema, menos del colegio.

9. Respete y valore todas las áreas que su hijo/a trabajará en el colegio. Pretendemos una formación integral y sólo se puede conseguir siendo conscientes de la importancia de los conocimientos que aportan todas las asignaturas.

10. Use el grupo de Whatsapp con responsabilidad. Cualquier duda o problema háblelo directamente con el maestro/a en tutoría. Evite por todos los medios las valoraciones negativas en este medio. No lo use para preguntar por los deberes olvidados de su hijo/a, ya que de esta forma está evitando que sea responsable de sus obligaciones.

En definitiva, disfrute de esta etapa y permita que el colegio saque lo mejor de su hijo/a.

Sergio Carrillo
Maestro de Educación Primaria




¡Comparte!