La luz vuelve a dispararse y pone en cuarentena las previsiones del ministro de Energía


Con todas las miradas puestas en Catalunya, la Federación de Asociaciones de Ingenieros Industriales de España dio este lunes la voz de alarma al advertir de un espectacular incremento del precio de la luz, “excepcional y puntual”, según el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, durante una franja muy determinada del día (de 19:00 a 20:00 horas). Una subida que ha afectado directamente a los 11,5 millones de hogares acogidos a la tarifa regulada del Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC), esa que, según el ministro, Álvaro Nadal, es la más barata, aunque está en retroceso frente a la del mercado libre (la favorita de las compañías eléctricas).

Los ingenieros industriales advirtieron “a los ciudadanos españoles”, basándose en datos de Red Eléctrica de España (REE), de que “durante el día de hoy [lunes], concretamente de 19:00 a 20:00h, el coste de facturación de energía activa PVPC” (Precio Voluntario al Pequeño Consumidor), para consumidores acogidos a esta tarifa con un contador inteligente alcanzaría los 0,18254 €/kWh.

Ese precio, al que según la federación de ingenieros habría que sumar la parte fija (peajes) y los impuestos, supera “el valor más alto de lo que llevábamos de año”. Correspondía a enero pasado, cuando en plena ola de frío, con parte del parque nuclear francés parado y el precio del gas por las nubes por los problemas de suministro desde Argelia, la luz en el PVPC “de 21:00 a 22:00h alcanzó un valor de 0,18205 €/kWh”. Esa subida llegó a propiciar que la Fiscalía del Tribunal Supremo anunciase la apertura de diligencias para averiguar las razones de los “sucesivos aumentos” del precio de los recibos de la electricidad.

Los ingenieros industriales recomendaron a los ciudadanos que “en la medida de sus posibilidades, intenten desplazar sus consumos energéticos hoy fuera de la banda horaria de 18:00 a 22:00h, en donde se alcanzarán precios muy elevados” y mandaron un recado al Gobierno: “Desde finales del mes de agosto, se viene observando un incremento paulatino de los precios de la energía eléctrica, para cuya moderación parecería aconsejable adoptar algún tipo de medidas”.

En un día sin una demanda especialmente elevada, la explicación del espectacular incremento de este lunes la aportaba el ingeniero industrial y vicepresidente de la Fundación Renovables, Jorge Morales de Labra, en su cuenta de twitter: la activación de lo que se conoce como “reserva de potencia adicional a subir”.

Esa reserva se puso en marcha hace cuatro años como incentivo a las centrales de gas para proporcionar respaldo a las renovables en caso de una súbita bajada de su aportación con respecto a la previsión de REE. Su aplicación no es excepcional. Según Morales, desde el 1 de octubre de 2016 se ha utilizado 598 veces, un 6% de las horas. En la mayoría de esos casos se han asignado cantidades pequeñas de energía (de 1.000-2.000 MW). Este lunes fueron unos 5.000 MW, algo que tampoco es inédito. En un 5% de los casos ha habido peticiones por esa cifra o incluso más (6.400 MW a principios de octubre).

“Lo que es exagerado es el precio”, indica Morales. Normalmente ese incentivo se premia con 10 euros MWh, pero el lunes, según sus cálculos, alcanzó los 250 euros. “Me imagino que Competencia lo tendrá que investigar”, dice Morales, que calcula que con ese incentivo las eléctricas se han embolsado 4,24 millones de euros en cuatro horas sólo por tener disponibles esas centrales. “No por generar esa energía [lo cobran aparte], sino por estar disponibles”, insiste.

Una fórmula matemática

A preguntas sobre las razones de este comportamiento de los precios, fuentes del Ministerio de Energía atribuyeron este incremento “excepcional y puntual” a la aplicación de los denominados servicios de ajuste que gestiona diariamente REE, que habrían tenido un impacto, según su cálculos, de unos 40 euros por MW sobre el precio final (182 euros-MWh).

Por su parte, fuentes oficiales de REE se limitaron a señalar que la empresa aplica “la fórmula matemática que da el Ministerio y ha salido ese resultado en una franja horaria determinada”.

“No tengo conocimiento de ninguna situación excepcional”, indicó en conversación telefónica el vicepresidente de la bolsa eléctrica OMIE, el portugués Artur Trindade, que no quiso hacer más comentarios “sin poder validar técnicamente los datos”.

Subida sostenida

Independientemente del pico alcista del lunes, el comportamiento alcista de los precios de la luz viene de atrás. Con la reserva hidráulica al 37,9% de su capacidad y un 28% por debajo de la media de los últimos años, el mercado eléctrico español lleva unos meses enfrentándose a la enésima tormenta perfecta, con subidas sostenidas de precios en el mercado mayorista del entorno del 5% mes a mes.

“Una situación con precios de gas y carbón altos, precios de Francia también muy altos y una situación hidrológica bastante complicada”, resume Ignacio Soneira, director general de Axpo Iberia. “La situación no es muy esperanzadora de cara a que los precios bajen”, indica.

En enero, durante el anterior arreón de precios, el ministro de Energía cifró en 100 euros el incremento de la factura anual para un hogar medio con respecto al año 2016, que fue un ejercicio de precios relativamente bajos por la abundancia de lluvias y la abundante generación hidroeléctrica durante la primera mitad de ese año.

Desde enero hasta el 20 de octubre, último dato disponible en el simulador de precios de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), la factura media de un hogar ascendería ya a unos 616 euros, 76 euros por encima de la del mismo periodo de 2016.

Energía no confirma si mantiene ese pronóstico de 100 euros más para este año, profecía que el ministro reafirmó en verano, antes de que Francia pusiera (otra vez) parte de su parque nuclear en revisión, lo que añade presión a los precios en España.

El ministerio, que todavía no ha aprobado la reforma urgente del mercado del gas que anunció en enero el ministro para intentar abaratar la electricidad, contrató entonces a Gunvor, de un multimillonario sueco vinculado a Rusia y a varios paraísos fiscales, como “creador de mercado” para contener los precios. En diciembre, cuando la demanda supere los 40.000 megavatios (ahora está en unos 32.000), “puede pasar cualquier cosa”, avisa Morales.

Fuente: eldiario.es

Share This: